Algo que Leer: L'Avi de 100 anys que es va escapar per la finestra

dissabte, 1 de setembre de 2012



Título: L'Avi de 100 anys que es va escapar per la finestra [Hundraaringen som klev ut genom fönstret och försvann]
Autor: Jonas Jonasson
Idioma original: Sueco
País: Suecia
Editorial: La Campana. Colección Tocs, 83
Primera Edición: 2009
Traducción: Lluís Solanes
Número de páginas: 411
Género: Novela Histórica, Humor, Aventuras
ISBN: 9788496735651

Sinopsis:  
"Segons l'Allan tots els conflictes de la humanitat tenen els següents principi: "Ets un tonto. No, tu ets més tonto. No, tu ho ets més", però tot es pot arreglar amb una ampolla d'aiguardent i ganes de deixar-ho tot enrere i mirar el futur.
L'Allan fa cent anys. A la residència on viu tots estan a punt de celebrar-ho, però ell ha decidit tocar el dos. Salta per la finestra i fuig cap a l'estació. Puja al primer autobús i s'emporta una maleta plena de diners que només havia de vigilar una estona. Immediatament té al darrere els mafiosos, la poli i els responsables de la residència, que han perdut l'avi de 100 anys que es va escapar per la finestra. A partir d'aquí comença una rocambolesca persecució on l'Allan aconsegueix superar totes les dificultats gràcies a la seva calma estoica i a l'ajuda del grup de pintorescos amics que anirà fent pel camí.
Aquesta aventura esbojarrada s'alterna amb la història de la vida del murri Allan. Un home normal i corrent, especialista en explosius, apolític i inculte però que no s'ajup davant del poder. ¿Com pot ser que l'Allan sopi amb el futur president Truman? ¿ I que conegui Churchill, Mao, Franco, De Gaulle o que, en un moment d'eufòria etílica, ajudi Stalin a fabricar la bomba atòmica?" 

Y en Castellano:
"A los cien años, aún queda mucho por vivir...
Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Alian se sube sin pensarlo dos veces, con la maleta ajena a rastras. Aún no sabe que el joven es un criminal sin escrúpulos y que la misteriosa maleta contiene cincuenta millones de coronas. Pero Alian Karlsson no es un abuelo centenario cualquiera... y en poco tiempo, tras una alocada aventura, pone todo el país patas arriba. Jonasson urde una historia extremadamente audaz y compleja, capaz de sorprender constantemente al lector, pero el verdadero regalo es su personaje protagonista, Alian Karlsson, un hombre de un maravilloso sentido común, con todo un siglo a sus espaldas, que no teme a la muerte, ¡ni al crimen! Un anciano centenario que no está dispuesto a renunciar al placer de estar vivo."  

Algo que decir: 
Primera novela del (ex)periodista sueco Jonas Jonasson quien, un poco como su protagonista, Allan Karlsson, decide un buen día dar un giro de 180º a su vida dejando su trabajo de siempre como periodista, productor televisivo y asesor de medios de comunicación (ahí se dice pronto), vender todas sus propiedades suecas y trasladarse a la ciudad suiza de Lugano, a tocar de la frontera italiana. Con L'avi de 100 anys que es va escapar per la finestra, cosechó el que probablemente sea el éxito literario más insólito y rotundo que se recuerda en la literatura sueca, convirtiéndose en fenómeno de ventas gracias a las recomendaciones de los lectores y siendo nombrado a raíz de eso Libro del Año y Premio de los Libreros en Suecia en 2010. Jonasson regresó tras su éxito literario a su Suecia natal, pero no mostró interés por recuperar su antiguo carro de vida sino que vive en una pequeña granja junto a su hijo y un puñado de gallinas, donde lleva una vida tranquila mientras va trabajando en su segunda novela.

La obra que lo catapultó a tan repentino éxito cuenta la historia de Allan, un anciano que en el día de su centésimo cumpleaños decide fumarse la fiesta fugándose del geriátrico saltando por la ventana de su cuarto. Su desaparición desatará una enrevesada trama policial con tal de encontrar al anciano prófugo quien, en su camino, se topará con toda una serie de personajes y situaciones a cuál más... particular, mientras a ojos de una más que interesada sociedad sueca pasará rápidamente de prófugo a secuestrado, a secuestrador, e incluso a asesino.
Paralelamente, y en una progresión de capítulos alternos pasado-presente, Jonasson nos da a conocer la vida y milagros (poca broma) del viejo Allan desde su tierna infancia hasta alcanzar la fecha de su centésimo aniversario, cerrando así el relato en un bucle cuyo inicio y final se difuminan.
Cada capítulo se encuentra fechado, poniendo así al lector en situación en cada momento y recordando vagamente por su formato a un diario o periódico.

A mí, me vendieron éste libro como algo divertidísimo. Es la referencia que se da de él en la mayoría de círculos literarios y me la creí, pero lo cierto es que más que divertido me resultó... no sé, curioso.
Me gustó más hacia el último tercio de la historia, tras conseguir superar la clásica crisis de "me estoy aburriendo y creo que éste sería el momento propicio para leer cualquier otra cosa", pero con todo no me parece el tipo de lectura que vaya a contentar a todo el mundo. Tal como se adivina, fácilmente, a través de la sinopsis y su alusión a múltiples personajes históricos, éste es en todo caso el libro perfecto para todos aquellos amantes de la historia, con suficiente dominio en el terreno para no perderse en él y un sentido del humor bastante elástico para dejar que se lo pasen por la piedra sin demasiados remilgos. Yo, no lo soy (por lo de amante de la historia sobre todo).De modo que sin querer sugerir que no tengo ni idea, que tampoco es eso, sí reconozco que en ocasiones llegaba fácilmente a no saber de quién me estaban hablando al citar determinados nombres, y eso suscitaba en mí desconcierto y desinterés a partes iguales.
Me gustó la historia por original, por sus personajes mordaces y muy salaos, por la habilidad de Jonasson de tejer una trama tan compleja como absurda y dirigirla a buen puerto... pero no me gustó terminarla y casi temblar pensando que en cualquier momento me entregarían la hoja de examen para ver si había estado atenta a la lección.

Para hacer boca (fragmento extraído de una página al azar):
"…
Mao Zedong va procurar a l'Allan i el Herbert passaports britànics falsos (vés a saber com s'ho devia fer). Van agafar l'avió a Shenyang i van continuar via Xangai, Hong Kong i Malàisia. Al cap de poc els ex fugitius jeien sota un para-sol en una platja de sorra blanca a tocar de l'oceà Índic.
Hauria estat tot perfecte si aquella voluntariosa cambrera no hagués tingut la mania d'entendre les coses al revés. Demanessin el que demanessin per beure, sempre els portava alguna cosa que no tenia res a veure amb el que havien demanat. I això quan els portava alguna cosa, perquè de vegades es perdia per la platja. La gota que va fer vessar el got va ser un dia que l'Allan havia demanat un vodka amb coca-cola ("Més vodka que coca-cola, si us plau") i li va posar un Pisang Ambon, un licor de banana verd com una mala cosa.
..." 

Y Traduzco:
"…
Mao Zedong procuró a Allan y Herbert pasaportes británicos falsos (a saber cómo debió conseguirlos). Cogieron el avión en Shenyang y siguieron por Xangai, Hong Kong y Malasia. Al poco los ex fugitivos se encontraban tumbados a la bartola bajo una sombrilla en una playa de arena blanca junto al océano Índico.
Todo habría sido perfecto si esa voluntariosa camarera no se empeñara en entenderlo todo al revés. Pidieran lo que pidieran para beber, siempre les traía algo completamente distinto a lo que habían pedido. Y eso cuando por lo menos les traía algo, ya que en ocasiones simplemente se perdía por la playa. La gota que colmó el vaso fue un día en que Allan le le pidió un vodka con coca-cola ("Más vodka que coca-cola, por favor") y ella le sirvió un Pisang Ambon, un licor de banana verde como una mala cosa.
..."

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada