Algo que Ver: Air Doll

dissabte, 10 de setembre de 2011



Título: Air Doll [Kûki Ningyô]
Año: 2009
País: Japón
Idioma: Japonés
Género: Drama, Comedia, Romance, Fantástico
Duración: 125 minutos
Director: Kore-Eda Hirokazu
Escrita por: Kore-Eda Hirozaku, Yoshiie Oda
Productor: Uratani Toshiro, Kore-Eda Hirozaku
Reparto: Bae Doona, Arata, Itsuji Itao, Jô Odagiri, Sumiko Fuji, Masaya Takahashi, Susumu Terajima, Kimiko Yo
Música: World’s End Girlfriend
Fotografía: Mark Lee Ping-Bing
Sinopsis: Una muñeca hinchable de tamaño natural vive en un modesto piso de Tokio. No habla ni se mueve, pero es la única compañera de su amo, un hombre de mediana edad. Él le habla, la baña y le hace el amor cada día cuando vuelve del trabajo.
La rutina diaria se rompe cuando la fantasía se hace realidad. De pronto, cobra vida y tiene alma. Acaba de nacer y no entiende lo que ocurre a su alrededor, aunque se da cuenta de que existe un mundo esperando a ser explorado más allá de las paredes del piso. Con el tiempo se atreve a salir al mundo exterior, se siente fascinada por todo lo que ve. Conoce a muchas personas de todo tipo, pero ninguna es capaz de explicarle lo que significa “estar vivo”.
Un día, entra en un videoclub y su mundo cambia para siempre. Conoce a Junichi, el vendedor, del que se enamora inmediatamente…”

Algo que decir:
Basada en la novela gráfica original, Gouda’s Philosophical Discourse, the Pneumatic Figure of a Girl, de Gouda Yoshiie.
En palabras del director, Kore-Eda, Air Doll trata sobre la soledad de la vida en ciudad, y sobre el significado de “humanidad”.

Nozomi es una muñeca, una muñeca hinchable a tamaño real. Que vive con Hideo, un hombre de mediana edad que la trata como si de una mujer real se tratara: le habla, la peina, la viste, la saca a pasear, la baña, y cada noche al volver del trabajo le hace el amor.
La cosa se complica cuando Nozomi, quien no debía tener uno, descubre un corazón. Ahora que tiene corazón siente curiosidad y sale a explorar el mundo, siempre cuidadosa de estar en casa de vuelta para recibir a su amo… Una de sus excursiones la lleva a las puertas de un gran videoclub, cuya escandalosa decoración y luminaria la atraen irremediablemente; y allí conoce a Junichi, el dependiente, del que se enamora perdidamente.
Nozomi empieza a trabajar en el videoclub junto a Junichi, y éste le explica los secretos del mundo. En la trama se entremezclan toda una suerte de personajes que se sienten vacíos, como Nozomi que está hecha de aire: un anciano que pasó toda su vida siendo sustituto, una oficinista que teme envejecer y ser substituida, un padre divorciado y su hija pequeña, una joven bulímica que vive enclaustrada en su piso… Poco a poco Nozomi aprende, que ser humano es depender de los demás, como una flor depende del insecto que transporta el polen del estambre al pistilo, y ella desea ser ese insecto en la vida de Junichi. Empieza a sentirse más y más desapegada de su rol de muñeca hinchable y de Hideo, mientras que cada día se siente más unida a su compañero: van al cine, recorren la ciudad juntos, como dos novios. Todo es maravilloso para la muñeca hasta que accidentalmente se corta en una mano y empieza a deshincharse delante de Junichi…

Y no digo más: una historia preciosa, narrada de forma bastante original y aderezada por una OST más que destacable.
En su estrena fue muy criticada por su ritmo excesivamente lánguido: “2 horas de grabación en las que apenas ocurre nada…”. Pero yo opino que está narrada en una especie de “tiempo real”: en la vida real las cosas no pasan a gran velocidad, como en el cine americano, sino que existen pausas continuamente. Air Doll cuenta una historia fantástica, con la que pretende reflejar cierta problemática de la sociedad real, y lo hace a una velocidad y en un ritmo que se asemejan a la realidad, convirtiendo así un relato de ciencia-ficción en algo creíble, probable. Personalmente, en éste punto me recordó a algunas producciones de mi amadísimo Shunji Iwai, tales como All About Lily Chou o Swallowtail Butterfly.
Finalmente: la recomiendo mucho, para gente paciente y que aprecie el cine más allá de explosiones, carreras contra-reloj  y garrulismos varios.

Para hacer boca:

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada