Algo que Ver: Quién puede matar a un niño?

dilluns, 11 de juliol de 2011


Título: ¿Quién puede matar a un niño?
Año: 1976
País: España
Idioma: Español
Género: Terror, Drama, Infancia
Duración: 100 minutos
Director: Narciso Ibáñez Serrador
Escrita por: Narciso Ibáñez Serrador, Luis Peñafiel (Novela: Juan José Plans)
Productor: Penta Films
Reparto: Lewis Flander, Prunella Ransome, Miguel Narros, María Druille, Lourdes de la Cámara, Roberto Nauta.
Música: Waldo de los Ríos
Fotografía: José Luis Alcaine
Sinopsis:
Tom y Evelyn son una pareja de turistas ingleses que llega a una población costera española para disfrutar al fin de una tardía luna de miel. Sin embargo, cuando llegan, se quedan decepcionados: el lugar es demasiado bullicioso para pasar las tranquilas vacaciones que ellos habían planeado. Deciden entonces alquilar una barca para visitar una pequeña isla en la que Tom había estado cuando era más joven. Su sorpresa será mayúscula cuando descubran que los únicos habitantes de la isla son niños, unos niños que, animados por una misteriosa fuerza, se rebelan contra los adultos.”

Algo que decir: Traducida fuera de España con títulos como The Killer’s Playground, Trapped o Island of Damned, entre otros. Se trata de una de las películas del cine de terror español más celebradas.

Un recopilatorio de escenas dónde se muestra la devastación de guerras y hambrunas sobre la población infantil sirve de introducción a la película. Entre las imágenes de extrema crudeza (para personas especialmente sensibles a la asociación de los términos hecho real y gore –por llamarlo de alguna forma-, recomiendo saltar éstas escenas) se intercalan los créditos de inicio, musicados con una melodía tarareada por niños y con sus risas al concluir cada fragmento.

Tom y Evelyn son una pareja de turistas extranjeros, posiblemente británicos o estadounidenses aunque no lo aclara la trama, que acuden a veranear a la región española de Benahavis (Andalucía, Málaga).
Evelyn se encuentra embarazada de siete meses de su tercer hijo y, dispuestos a pasar unos días de completo relax, deciden desplazarse a una isla cercana llamada Almanzora, donde Tom pasó algún tiempo durante su juventud. Al llegar, pronto notan que algo raro sucede: no se ven adultos por ningún lado, y los niños actúan de forma extraña.

No será hasta mucho más tarde que descubrirán la verdad: algo les ocurre a los niños de la isla, que parece enloquecerlos y los empuja a querer matar a los adultos como si de un juego se tratara.
Tom y Evelyn encontrarán algunos adultos supervivientes (por un rato, pues claro está que no sobreviven mucho más allá) a lo largo de su intento de escapar de la isla. La pregunta que da nombre a la película, “¿Quién puede matar a un niño?”, la recita el pescador que encuentran escondido en el hotel del pueblo y que los pone al corriente de la situación: mientras los niños, enloquecidos, linchaban a todos los adultos del pueblo, nadie tubo valor de atacarles para salvarse pues, ¿quién puede matar a un niño?

La trama avanza con ritmo in crescendo, mientras la pareja intenta desesperadamente escapar de sus perseguidores.
No voy a contar mucho más del argumento, ya que la gracia está en ver la película y me parecería feo destripar la poca chica que tiene Quién puede matar a un niño me ha parecido una muy digna película de terror, especialmente considerando la antigüedad de la producción y el que ésta sea española: dos factores que no deberían necesariamente suponer atenuantes pero, bueno, no es desconocida mi opinión (en términos generales) sobre el cine español y, acerca de las fechas, claro está que no tienen nada que ver una producción de 2011 con una de 1970, ni argumentalmente, ni técnicamente, ni en nada; sin entrar en que una sea mejor o peor que la otra (que en realidad no).

Tengo una cierta sensación agridulce sobre ésta película: por una parte me gustó mucho, me resultó sorprendente que un film de éstas características (sí: “en general”, odio bastante el cine español) me entrara tan bien. El argumento es enganchón, la trama un poco floja para mi gusto, pero mantiene un ritmo muy cómodo y, dentro de lo que cabe, agradable. Me hizo bastante gracia leer críticas por ahí donde se tiraba la gente de los pelos porque en la versión original se doblaron las voces de Tom y Evelyn: es una película española señores, ¿estamos tontos? Da igual que los protagonistas sean guiris, porque es más cómodo e incluso tiene más sentido cambiarles la voz a incluir subtítulos en la producción.
En fin, a lo que iba: por otro lado hay puntos que no me gustaron tanto el principal: que no se da una explicación “factible” acerca de los motivos que impulsan a los niños a asesinar a los adultos. En el relato El juego de los niños, de Juan José Plans, en el cual se basa la película, se apunta –aunque con una interpretación muy abierta- que pudiera tratarse de una venganza de la naturaleza a todo el mal causado por el hombre, siendo la locura de los niños producida por el contacto de una especie de polen amarillo; mientras que a través del recopilatorio de imágenes funestas que sirven de apertura al film, y por cierta mención en los primeros minutos de grabación referida a la guerra de Vietnam, se sugiere que el motivo de ésta fiebre homicida infantil, que parecen contagiarse unos a otros mediante algo parecido a la hipnosis, se trate de alguna clase de venganza del colectivo infantil hacia los adultos por involucrarlos en hambrunas y guerras de las que siempre terminan siendo las principales víctimas.

Para hacer boca:



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada